Plastic Free July: el reto viral por un mundo sin plásticos

plastic free july
Photo by Lacey Williams on Unsplash

Cada año por estas fechas millones de personas de todo el mundo se unen al reto Plastic Free July, una iniciativa surgida en 2011 y en la que apenas participaron 40 personas. En tan solo ocho años, el trabajo de concienciación y difusión por parte de la plataforma australiana Earth Carers Waste Education y su cofundadora, Rebecca Prince-Ruiz, ha logrado un crecimiento exponencial. En 2018 se unieron al reto 120 millones de personas de 177 países diferentes.

La asociación intenta concienciar tanto a los consumidores como a las empresas y los gobiernos para que se involucren en la creación de un nuevo estilo de vida sin plásticos. Y es que el impacto de los residuos plásticos tiene unas dimensiones y unas consecuencias para el planeta devastadoras.

Este es el principal motivo por el que cada año el reto Plastic Free July pretende denunciar los enormes niveles de contaminación generados por los residuos plásticos y las consecuencias para la salud de animales y personas.

El reciclaje no es la solución mágica

Una de las causas del enorme nivel de contaminación es que casi la mitad de los plásticos fabricados desde 1950 se emplean para el envasado y la mayor parte son de un solo uso. La consecuencia es que, solo en Europa, se calcula que cada persona desecha 30 kg de plástico al año.

La inmensa mayoría de estos envases no se reciclan o reutilizan sino que van a parar al medio ambiente. El motivo es que las plantas de reciclaje reciben tal volumen de plástico de diferentes composiciones químicas que el proceso de clasificación, transporte y procesado resulta complejo y muy costoso. En ocasiones, resulta más económico usar plásticos nuevos que plásticos reciclados.

El porcentaje de reciclaje depende de dónde se desecha el producto, el tipo de instalaciones de tratamiento y otros factores. Como término medio, a nivel mundial solo se recicla el 14% del plástico que llega a los contenedores.

Por tanto, el reciclaje, aunque es importante, no es la solución. La verdadera solución pasa por un cambio de mentalidad en ciudadanos, empresarios y gobiernos, que deben centrar sus esfuerzos en rediseñar, rechazar, reducir y reutilizar.

¿Qué puedes hacer para reducir el uso de plásticos?

En la página web de Plastic Free July las personas comparten sus progresos y ofrecen consejos para tratar de reducir los residuos plásticos en su vida cotidiana. El objetivo de la iniciativa es intentar pasar el mes de julio sin comprar nada de plástico de un solo uso.

Sin embargo, ya sea dentro de la plataforma o por tu propia cuenta, puedes comenzar por pequeños gestos que ayuden a tener un planeta más limpio.

Aquí tienes algunas ideas para poner en práctica:

  • Utiliza bolsas de tela para la compra
  • Rechaza el agua embotellada en plástico
  • Utiliza una botella de metal para rellenar con tu bebida favorita
  • Compra tazas reutilizables para el café de la oficina
  • Evita las pajitas para la bebida o usa las nuevas alternativas no contaminantes
  • Procura comprar más en el mercado en tiendas locales y a granel.
  • Rechaza los limpiadores faciales o pasta de dientes con micropartículas (se identifican en los ingredientes como polietileno o polipropileno)
  • No compres cubiertos y platos de plástico
  • Deja de utilizar bastoncillos o busca una marca que no tenga plástico
  • Emplea esponjas vegetales para tu aseo
  • Aprende a hacer yogur, flan y otros postres en casa
  • Utiliza sistemas de lavado sin detergentes ni suavizantes, como el que hemos desarrollado en Wöxi

Recuerda divertirte aprendiendo nuevas formas de consumo sostenible. El cambio de hábitos es un reto apasionante y gratificante.

Más información: plataforma Plastic Free July

También te puede interesar