¿Qué se esconde detrás del suavizante de la ropa?

alternativas suavizante ropa

Todos hemos usado alguna vez suavizante y sabemos que es un producto que se utiliza comúnmente en el proceso de lavado de la ropa. Tradicionalmente se ha usado para reducir la carga estática en la ropa, reducir el tiempo de secado, aportar suavidad y mejorar su textura y olor. Pero, ¿te has preguntado alguna vez qué es realmente el suavizante?

El componente principal de los suavizantes son los denominados tensoactivos catiónicos, que son aquellos que en disolución presentan cargas positivas (catión) y se adhieren a las fibras de la ropa neutralizando la carga estática y proporcionando suavidad. A este ingrediente se le suelen añadir, además, fragancias químicas para aportar olor.

Sin embargo, dentro de este agradable olor que genera el suavizante después de secar la ropa, se esconden algunas sustancias que afectan la salud de las personas y al medio ambiente, generando alergias y contaminando los recursos naturales.

Estos son algunos de los componentes químicos que se encuentran el la composición de los suavizantes

  • Cloroformo
  • Acetato de bencilo
  • Alfa-terpineol
  • Alcohol bencílico
  • Acetato de etilo
  • Terpinoleno

Algunos de estos químicos están clasificados como desechos peligrosos por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) e incluso se les relaciona con algún tipo de cáncer. Puedes buscar en Google cómo afectan estos químicos a nuestra salud, pero ya te avanzamos que no te encontrarás con nada bueno. Dolores de cabeza, irritación de las membranas mucosas, daños renales y hepáticos, infecciones del tracto respiratorio…

¿Es necesario usar suavizante en tus coladas?

La respuesta es NO. De hecho, se ha demostrado que un uso excesivo o reiterado de suavizante termina por apelmazar las prendas, consiguiendo el efecto contrario a la suavidad deseada. Un claro ejemplo son las toallas. ¿Cuántos de nosotros no ha tenido una toalla que con el paso de los lavados ha terminado por adquirir una textura rasposa y dejar de secar?

Afortunadamente, existen alternativas más ecológicas que los suavizantes convencionales como, por ejemplo: vinagre, bicarbonato de sodio, aceite esencial; que, mezclados con una cantidad mínima de agua, crean un suavizante barato, más amable con el ecosistema y que rinda por más tiempo.

La aparición de nuevas tecnologías, tales como la generación in situ de ozono, permiten la microoxigenación, actuando dentro de las fibras de los tejidos separándolos y dotando a la ropa de mayor esponjosidad. Además, elimina todos los restos de detergente y suavizante que se encapsula en la ropa y recupera su tersura, flexibilidad y suavidad original.

De esta forma mitigarás posibles alergias y limpiarás tu lavadora de sustancias peligrosas. Así que, la próxima vez que vayas a usar suavizante en tu colada, pregúntate: ¿es realmente necesario usar suavizante?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar